lunes, 22 de mayo de 2017 in

¡¡¡Artista!!!






¡¡¡Artista!!!

En la mañana calurosa de un mayo
el músico mendigo
paseaba su mano
uniendo del traste con la cuerda el vano
del instrumento amigo.

La misma guitarra
que tanta gloria le ganara un día,
entre sus dedos marra
y tan sólo desgarra
la plañiente potencia de su melodía.

¡Pobre artista ya viejo,
los hombres le olvidaron
y con usura mezquina le negaron
prosa en dinero y honores y festejos!

Y su mirada quieta
con fijeza de muerto
es un alma poeta
entonando la más sentida arieta
del más amargo y silente concierto.

Guitarra que cantaba,
que reía y lloraba,
tu pobre melodía
apenas si llegaba
el alma de aquel que te pulsara un día
y en su esposa de arte te trocaba,
ya que en la tuya, su alma confundía…

El músico mendigo
te estrechaba entre sus brazos
y te lleva consigo,
porque a él te unes en diversos lazos
al ser de sus glorias la dulce testigo.
Por eso toca en su guitarra bajo,
porque sus cuerdas estarán cansadas
y quiere tiernamente quitarle trabajo,
escuchando para él las notas atenuadas
y no escucha a la moneda
que, cantarina, también canta en el plato
la rapsodia amorosa
de algún piadoso corazón humano.

PRJP. N.º 5 En Santiago de La Ribera, 22 de mayo de 2017, día de Santa Rita de Casia.


Texto y fotografías La Medusa Paca. Copyright ©

lunes, 15 de mayo de 2017 in

Sentimientos: paseando por tierras gravaleñas





Sentimientos de tierras y caminos gravaleños

Hoy recuerdo como los campesinos se pasaban la vida mirando al cielo y como sentían que la cosecha, la ruina y la penuria llegaba a depender del tiempo. Y compruebo como ahora ya casi nadie se pone a mirar el cielo ni a contemplar una puesta de sol. Antes, los mayores, se acordaban del nombre de las nubes. Recapitulo que, ahora, pocos son capaces de distinguir un estrato de un cirro o de un cúmulo-nimbo. Aquí estoy, echando de menos el salón prodigioso del campo al finalizar el invierno. Y es por eso por lo que hoy, día de san Isidro de 2017, escribo en memoria de mis campesinos.

Son, ¡ay!, tardes de mayo que hacen que merezca la pena haber vivido un invierno.

“Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río”.

Cantan los grillos mientras las tórtolas están posadas en los cables del teléfono. Suena en el trigal, todavía muy verde, una codorniz, recién llegada. Trabajan los campesinos sus huertas, sachan las patatas, que ya han asomado las hojas, después vendrán las flores blancas. El ganado está tumbado al sol, se sienten igual que los caballos cuando son felices. Un chochín se cierne frente al laurel donde se esconde su nido, esférico como el mundo, cubierto de musgos. En mayo sigue siendo de día, cuando ya es de noche, y, una línea naranja, bajo el azul marino, alumbra el horizonte. Hacemos mil cosas. Plantamos, pintamos, escribimos, cosemos. Pero tanta luz me deja en blanco. Espero a otras estaciones para escribir palabras que sueñen un texto que sea como el vaho que vuela desde la hierba cuando sale el sol por la mañana.

“La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece”.


Toda la tierra, entre las piedras, está florecida: cantuesos, retamas, escobas, jaras, amapolas, aulagas. Baja un arroyo con fuerza, agua blanca, entre fresnos y avellanos que verdean. Más arriba, negros viñedos en terrazas de piedra y un señor que me vigila apoyado en su azada. Más arriba, laderas cubiertas por encinas melojares de un verde tierno, sonrosado. Más arriba, enormes peñas grises entre unas nubes ligeras como la niebla agarradas a ellas.

“Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!…
¿Adónde el camino irá?”

Cae un chaparrón con las notas del cuco entre la lluvia. Oigo de cerca lo que veo de lejos. Las ovejas, sus esquilas, ¡ay mi piara! Espero a que escampe mirando las flores cabizbajas de esas borrajas del huerto del abuelo, con azul asombroso. Echo a andar. Campos de olivos rodeados de piedras cubiertas de musgo dificultan mi paseo. A sus pies el ramón grisáceo que llevan las cigüeñas a lo alto del campanario para reforzar el nido marzal. Sale, recién lavado, el sol y brillan, entre los almendros, unas flores malvas que me parecen lavándulas. A mí siempre me enseñaron a llamarlas espliego. Vale.

“Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero…
-la tarde cayendo está-”.


Versos Antonio Machado. Texto y fotografías La Medusa Paca. Copyright ©

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores